CUENTO DE NAVIDAD

CUENTO DE NAVIDAD

El pasado fin de semana  pudimos disfruta como cada quince días

de la compañía de mis nietos. Judit llegó muy cansada y mareada.

Ahora ya no se duerme en el coche, como cuando era un bebe y

los cien kilómetros de aburrida autopista  que separan Barcelona

de  Tarragona, se hacen eternos. Arnau si llegó dormido, él todavía

es un feliz bebe,un querubín sin alas.

Judit apenas jugó, no comió y tampoco durmió la siesta.

Estaba nerviosa y excitada,porque este fin de semana sus padres

 le dijeron que en Barcelona la llevarían a ver “ las paradetas de nadal”.

 Tras aguantar una larga comida y una interminable sobremesa

de los mayores, por fin estábamos todos en la calle.

Como buenos ciudadanos,  seguimos  la recomendación del

ayuntamiento y bajamos al centro en servicio público . 

 Al igual que las dos yayas que le  comieron el coco al pobre 

conductor del bus, también  nosotros quedamos  sorprendidos

cuando en la Plaza Urquinaona nos  anunciaron que aquella

parada era fin de  trayecto y  teníamos que bajar.

Creo que se trata de un nuevo plan de movilidad del ayuntamiento

de Barcelona  “Nova xarxa de bus”. De momento  nosotros

tuvimos que caminar desde plaza Urquinaona hasta  la plaza

de la Catedral, donde antes  el bus tenía una parada.

Con el traqueteo y el  calor, Judit se durmió en mis brazos en

el trayecto del Bus. Para dejarla dormir cinco minutos más,

entramos en una cafetería a tomar café y mientras su padre

intentaba recuperar a  Judit de los brazos de Morfeo, esta

vez encarnado  en mi persona, tras el cristal  de la cafetería 

las yayas seguían comiéndole el coco a chofer del bus.

Por fin abrió los ojos y como un rayo de luz,  la cara de mi nieta

se ilumino. Entre sueños había escuchado la voz de sus padre

que le decía,  ¡¡ Mira Judit, a pasat al  PARE NOEL y ALS  

REIS MAGS D´ ORIENT  !!.

Estuvimos dos horas buscando entre la gente a PAPA NOEL y

a los REYES MAGOS. Que como son Magos se esconden de los

niños para vigilar que se porten bien y así poder traerles juguetes

y regalos, le explico una docena de veces mi hija Carla, a la docena

de veces que Judit pregunto donde estaban PAPA NOEL y los

REYES MAGOS DE ORIENTE. 

Dos horas en las que Judit, no paro de cantar la canço de la castañera

y  que mientras dura la canción,  Arnau mirando a su hermana mantiene

una carita  de felicidad y admiración digna de cualquier anuncio de televisión.

Repitió cinco o seis veces la canço de la tardo y nadalas en catalá  y 

villancicos en castelano que es como su avi se los canta.

Mientras recorría las paradetas sobre los hombros de su padre, como su madre

las recorrió sobre mis hombros, como yo las recorrí sobre los hombros de mi

padre, casi ni parpadear.

Mantenía los ojos abiertos como ventanas  al sol, los mofletes rosados

y  la nariz moqueando por el frío. Por todos los poros de su pequeño cuerpo

de casi cuatro años, sentía  una sensación que le hacía temblar, se llama…

bendita  inocencia.

Las  emociones,  las  ilusiones  y los sueños que el pasada fin de semana

 mi nieta guardo en su diminuta cajita de los  recuerdos, la que guarda

cerca de su alma, pegadita a  su corazón, nadie…absolutamente nadie, 

conseguirá arrebatárselas jamas  de su memoria.

Porque Judit no sabe que las luces de colores que ahora adornan las calles,

 son de bajo consumo brillan bastante menos que las de antaño.

Porque Judit desconoce que  las paradetas de la Catedral,  ahora están

en pasillos organizados como los de  Ikea.

Porque  Judit  no comprende que el pobre  » cagane » tenga que ondear

ahora una bandera, con lo difícil que es ya por si,  estar toda la Navidad

 con el culo al aire.

Porque Judit ignora que fue  la Coca Cola quien vistió de rojo a PAPA NOEL

y que los REYES y las INFANTAS ya no son tan Majos.

Porque Judit no sospecha  que debido a los recortes el árbol de Navidad de la

Avenida de la Puerta del Ángel ya no es tan alto y la normativa ISO

 lo ha desplazado del centro de la Avenida a un lateral.          

Pero volvimos   a casa, después de esperar el autobús tres cuarto de hora, 

algo no funciona en la nova xarxa de bus, Sr. Alcalde.

Mis nietos se marcharon con sus padres a Tarragona, esta vez dormidos

 y soñando.

Los espero  en quince días, por eso ayer su abuela y yo, desempolvamos 

todo el espíritu navideño que teníamos  en el altillo, dentro de unas bolsas

del Cortes Ingles (es donde llega primero la Navidad) . Adornamos nuestra

 casa con luces y guirnaldas, para cuando Judit y Arnau lleguen el próximo

fin de semana podamos celebrar la Navidad.

Por cierto como es mi primera Navidad en el paro, desconocía que el

Servei d´ocupació, no entrega lote de empresa y tampoco da paga extra

de Navidad (dichosa crisis), pero bueno  remplazaremos el TORRO ARTESA

VICENS, por los turrones del DIA %  y el ANNA CODORNIU que me enviaban

los «amigos proveedores » por sidra el GAITERO, el JAMÓN DE BELLOTA

por jamón cocido del AREA DE GUISONA y EL PAVO ??…. el pavo lo cambiaremos

por pato a la naranja DEL CHINO de la esquina.

Para terminar este cuento de Navidad,  solo quiero añadir dos cosas.

La primera ¡! Me han dicho que este año el Sr. Millet, el Sr. Barcenas y el Sr. Urdangarin ,

van a entregar  un donativo de mil euros en  la MARATO DE TV3 .

 No… mil euros  cada uno no, mil euros entre los tres. 

Y la segunda y  última  ¡¡! Por favor !! que el Sr. Conceller de mobilitat,  

que seguro que existe. Mande a alguien  a la parada de Plaza Urquinaona

 a explicarles a las Yayas, por que el bus no llega  a las paradetas de la plaza

de la Catedral . Tienen  loco al pobre chofer del bus.

Felices  fiestas para todos y cuando pase la Navidad,  Fin de año y Reyes….

ya volveremos a seguir indignados un año más.

 Feliz Navidad

FAMILIA FDEZ. I  CASTAÑE 

«LA PIEL DEL DIABLO»

2 comentarios sobre “CUENTO DE NAVIDAD

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: