LA ENCRUCIJADA

LA ENCRUCIJADA

OBRAS DE ALEJANDRO QUINCOCES

010 (5) encrucijada

RELATO: José María Fdez.  Gallardo

Hay veces  en la vida,  que te encuentras frente a esas encrucijadas tan difíciles de acertar con el camino correcto. Son esas encrucijadas en las que tu alma se incómoda, porque el corazón te habla de sentimientos y tu cerebro te dicta que seas consecuente con tus decisiones.

Son esas encrucijadas en las que tu corazón siente que jamás deberías haber llegado a ese punto, que todo hubiera sido más fácil con un “lo siento”. Que el amor lo puede todo y  sentimientos como la bondad y la comprensión son capaces de  sanar cualquier herida. Pero tu cerebro te remite al cajón de la memoria histórica, donde tienes archivado el  resultado de tus decisiones. Las buenas y las malas, las decisiones  tomadas correcta o incorrectamente  y  por lo tanto tienes que actuar sin traicionarte a tu yo más íntimo.

Hace tanto tiempo que dejó de importarme el “ que dirán”, hace tanto tiempo  que deje de poner la otra mejilla . Hace tanto tiempo que deje de creer en el juicio final, que siempre intento no juzgar a nadie, pero exijo que nadie me juzgue a mi.  Hace mucho tiempo que deje de comulgar con doctrinas heredadas , pero sigo creyendo en los principios éticos de una noble moral que me enseñaron mis progenitores a base de una vida ejemplar.

Seguro que no es lo políticamente correcto, seguro que los años vividos, las experiencias acumuladas  me han convertido en un ser más egoísta , ya lo dice el refrán “  sabe más el diablo por viejo”. Conceptos como : familia y  amigos, han perdido para mí el peso que en un tiempo tuvieron. Todo toma otra dimensión y los vínculos de sangre a veces no son lo suficientemente fuertes y la amistad nunca es tan incondicional.

El día a día….. y ya no quedan tantos por vivir, te dice que disfrutes del momento , que valores todo aquello que tienes al alcance de la mano sin complejos. Que  tu eres como eres y  si algo he aprendido en estos sesenta y tres años vividos, es que las personas no cambian. Somos como somos, como nos parieron. Como mucho lo único que cambia es el entorno, las circunstancias. Y a base de fracasos y desengaños,  poco a poco vas creando una sutil capa, como una segunda piel en forma de coraza que te ayuda a caminar por este maltrecho camino de la vida. Pero tu alma, tu ser, ese no cambia.

Esa es la razón por la que cuando a veces me encuentro ante una difícil encrucijada, dejo de lado los sentimientos del corazón y elijo lo que me dicta mi cerebro. Porque a medio camino entre el corazón y mi cerebro se encuentra mi alma y ella no sabe nada  de venganzas, no conoce el odio y nunca ha sabido de rencores. Mi cerebro, no se deja engañar y  sabe distinguir lo bueno de lo malo,  lo correcto de lo incorrecto y claro que  me he equivocado muchas veces. Por eso jamás me ha costado pedir perdón. Soy consciente que por diversas razones,  atrás quedaron muchos. Algunos caminaron junto a mi largos tramos, otros apenas unos pasos, pero  todos ellos  sin excepción ocupan un  lugar en mi memoria.

Pero el camino sigue y me siento afortunado al saber que lo ando rodeado de personas que me quieren como soy y que están dispuestas a compartir este preciso instante de su vida con la mía. Porque  como dijo un poeta “ Al andar se hace el camino y al volver la vista  atrás, se ve la senda que nunca se ha de volver a pisar . Caminante no hay camino, sino estelas en la mar“

Barcelona, 13 mayo 2015

Un comentario sobre “LA ENCRUCIJADA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: